PERFIL

Mi foto
Buenos Aires, Argentina

10 dic. 2013

MUESTRA DELIA CANCELA

"TIEMPO AL TIEMPO DE VOLVER A CELEBRAR"
 
Hace un par de semanas, con una amiga, fuimos a ver la merecida muestra homenaje a Delia Cancela "Delia Cancela. Una artista en la moda", en el Centro Metropolitano de Diseño (CMD). Mientras nos dirigíamos, mi compañera de recorrido (y disfrute) me dijo: "Por amor a Delia". Y creo que lo resume todo. Se trata de esos artistas que invitan a trasladarnos, a movernos. Casi como una metáfora. Ella es de esas personas, aliadas a la imaginación, que se movieron por la vida. Impulsadas por los deseos (es probable que mi apasionamiento se deba a una gran identificación). Fieles representantes de las vanguardias. Algunas veces entendidos. Algunas otras, no.

 
Delia es libre. Es mujer y artista libre. Su cuerpo lo refleja. Luce prendas de Ay Not Dead, Complot o Mishka tanto o mejor que cualquier veinteañera. Y su cabello, amante de la libertad, resume este espíritu.

Realizar una síntesis de su vida es casi imposible. Con palabras puedo contar que fue parte del grupo vanguardista del Instituto Di Tella, en los años 60, un espacio de libertad por aquel tiempo (¿Podría haber estado en otro sitio?). La relación arte-moda fue y es su constante. No es azaroso que haya sido parte integrante del dúo Pablo&Delia (junto a Pablo Mesejean), con quien creó ropa y obras de artes que llegaron a participar de las ediciones de Vogue UK.

Pablo & Delia

Además, desarrolló vestuario para cine y teatro. Es ilustradora. Docente. Musa inspiradora para todos y, específicamente, de la firma Mishka.

Tenemos todo para aprender. Y ella para enseñar
 
Sí, la creatividad le sale por los poros. Es talentosa, imaginativa, soñadora, inteligente, intensa, moderna, audaz, personal y lúdica.


 
Delia es una mujer con historia. Y es, afortunadamente, su historia, aunque suene paradójico, la que la vuelve siempre vigente. 
 
Un top en muselina de seda piel de durazno con lentejuelas, cristales y canutillos, que data del año 1974. Encuentra su perfecta compañía en jeans.
 
Vestido en muselina de seda naranja de 1974.
 

 
Mientras escribo esta nota es inevitable no mirar una larga columna de libros, en mi escritorio donde aparece un ejemplar de moda cuyas ilustraciones son de su autoría (con texto de Felisa Pinto). Se vuelve imposible no conectarlo con sus palabras:

"Crear imágenes, ya que de eso se trata, no importa el medio, lo que cuenta es transmitir ideas, emociones, sirviéndose para la experiencia artística indiferentemente de la pintura, el dibujo, la moda, la fotografía, el video"

Vive sus emociones. Se permite sentirlas y con ellas crea mundos. Sí, de esos posibles y, también, de aquellos imposibles porque tiene la capacidad de imaginar(se) un mundo sin límites. Quizás sea por esto que su obra "grite" siempre presente pero no se aburra de su pasado.

Admiro a Delia porque dibuja su vida. Delia hace y, por sobre todo, es.
 
Vestido camisa reciclado en algodón blanco...
 
...con dibujo y texto en la espalda

Una mujer cósmica (que no entiende de lugares) con un arte que abraza y acompaña al universo de la moda.
 
Amantes de la moda y de la vida disfruten de esta muestra homenaje de alguien que ama la vida, por sobre todo. Tienen tiempo hasta el 2 de marzo. No me gusta dar consejos pero esta vez me permito la licencia de hacerlo.  Es una celebración. No creo que exista otra palabra.
 
¡Bonito martes!
 
¡Muchos besos!
 
(Imágenes: propias)

No hay comentarios: